Psicoescoliosis Blog

Congreso Lyon- Segunda parte

Buenos días a todos!!

Aquí sigo con las cronacas sobre el Congreso en Lyon. 😉

Los últimos días del Congreso fueron un poco maratonianos…muchas comunicaciones en poco tiempo. Se apreció una gran participación de los fisioterapeutas que presentaron muchímos trabajos. De hecho, por primera vez en la historia de un Congreso Internacional de Rehabilitación, fue elegido como presidente un Fisioterapeuta italiano: Michele Romano.

La presentación que más me impactó fue la de un cirujano frances, ya jubilado:

Jean E. Dubousset MD (aquí su obra)

Él hizo una revisión a nivel general de los resultados de los tratamientos en la escoliosis, tanto con el corsé como con la cirugía. Su concepto fundamental se puede resumir en una palabra: armonía. Habló de como una buena intervención (sea quirurgica o con corsé) restituye armonía a la alineación de la columna, mientras una mala puede provocar dorso plano por ejemplo, reducción o aumento de las curvas lordóticas o cifóticas, etc….”La armonía es la hermana de la economía” (hablando en termino de esfuerzo) dijo..su discurso muy humilde, claro y conectado con las artes…la armonía de un cuerpo correspondería a la armonía en música o en la pintura.

Hubo varias comunicaciones sobre una general visión de Calidad de Vida, y otras más específicas sobre Imagen corporal con el corsé (como la de la Dra. Sánchez-Raya), sobre técnicas de mediciones a través de la fotografía y de otras máquinas  alternativas a las Radiografías para la detección de la escoliosis.

Fueron casi ausentes las comunicaciones específicas de psicología. Presenté una comunicación sobre la ansiedad social en estos adolescentes. La asniedad social se define como un marcado miedo en situaciones sociales, con los compañeros, los amigos; una alteración a nivel del funcionamiento social. Se origina principalmente en la adolescencia y si no tratada puede cronificarse. En este estudio, encontré que los adolescentes con escoliosis  que tenían mucha ansiedad eran de numero parecidos a los que tenía baja ansiedad.

Aquí me podéis ver en acción!

 

IMG_20170506_085802

Como siempre os agradezco la atención en leerme!!

Hasta otra!! Y buena continuación de semana!!

Elisa

 

Psicoescoliosis Blog

Y tu, ¿te la ves la deformidad?

Hola a tod@s!!!

¿Cómo estáis?

Voy un poco líada estos días y voy a cambiar un poco el formato de mis posts. Además, ayer, pensé: ¿quién que se va a leer estos artículos tan largos?  😉 Tengo unos lectores aficionados y les agradezco mucho por su paciencia, pero la mayoría de vosotros tiene prisa y poco tiempo.. Así voy a hacer este pequeño cambio, a ver si puedo asegurar también más constancia en escribiros.

Con los pacientes de escoliosis,  sabemos que aunque su calidad de vida es alta, en tema de imagen corporal sus respuestas no son ni altas ni bajas, se mantienen en una puntuación media. También, que los niños perciben  mucha menos escoliosis de la que tienen, mientras  los adultos tienen una  visión más “realista”, próxima a la radiografía.

En las visitas de escoliosis, ya hemos mencionado que a menudo el médico usa la palabra deformidad. Sin que el profesional se de cuenta, y con su mejor intención, a menudo pregunta: ¿te molesta la deformidad? Te ves la deformidad?

Estas cortas frases pueden funcionar como cohetes para un paciente. Pueden ser una invitación para la persona para que la próxima vez que se mire al espejo identifique su asimetría como deformidad. Sin darse cuenta el profesional está invitando a qué pase esto y está funcionando él como un espejo deformante.espejo-deformante

Como profesionales, ¿cómo podemos ayudarles a que la persona acepte su escoliosis?

Se acepta todo tipo de sugerencia!

¡Qué tengáis una bonita semana!

Elisa

 

 

Psicoescoliosis Blog

Imagen corporal y Calidad de vida

Hola a tod@s amig@s!!

La semana pasada el comentario de Lau a mi post sobre Imagen corporal me hizo  reflexionar mucho sobre varios temas.

A nivel profesional, reflexioné sobre el poder de las palabras y como a menudo no lo valoramos. A veces nos descuidamos del lenguaje que usamos, o no pensamos que existen varios lenguajes: en el intento de ser muy científicos, nos olvidamos de qué consecuencias nuestras palabras pueden tener en el paciente. Hablar de deformidad con una persona que tiene escoliosis queda prohibido en nuestras comunicaciones, salvo previa explicación del significado de la palabra. De hecho, hay términos, que en medicina tienen un sentido y en el lenguaje común, otro muy diferente. Deformidad en medicina significa Alteración de la Forma, en el lenguaje común remanda a monstruosidad, al Jorobado de Notre Dame, a alguien que genera aversión a la vista del otro, desfiguración, fealdad, etc. Así que hay que tener mucho tacto ya que una palabra puede ser un autentico disparador de eventos traumáticos en la persona.

Por otro lado, reflexioné sobre el concepto de Calidad de vida. Calidad de vida es un concepto complejo, variable con el tiempo, que se relaciona con el estado de bienestar y salud de la persona, a nivel físico, psicológico y social. Pueden haber factores diferentes que pueden afectar a nuestra Calidad de vida. En la escoliosis, por simplificar, se le da mucho valor a la Imagen corporal, es decir cuando a una persona no le gusta su cuerpo; también al dolor, a la posibilidad de funcionar de una forma sana y al estado afectivo. De toda forma, hay muchos más factores que pueden influir sobre nuestro bienestar: si no me guste mi trabajo, mi jefe, el País donde vivo, mi pareja, mi red social, mi nivel de realización personal, profesional, espiritual (sin tener que ser religioso),…así que es fácil para un profesional que no tenga escoliosis comprender qué le pasa a un paciente con este problema ya que es un tema universal, diría que es el Tema.

En síntesis, pueda que una o más de estas áreas (física, emocional, social, espiritual) estén afectando a mi calidad de vida, es decir que pueda que haya una piedra en mi camino que me bloquea, los que los anglosajones llaman una stopping stone, como nos explicó nuestra Profesora Gabrielle Hoppe del Master en Biosíntesis. Una piedra que bloquea mi camino es un obstáculo a mi evolución personal.obstacle

imagen4

Ahora, el reto personal de cada uno es como transformar esta piedra bloqueadora (stopping) en una piedra que pueda ser un trampolín, o que permita el pasaje (stepping) para seguir avanzando.

stepping_stones_of_memory_by_nwwes-d3krg59.jpg

Ahora, no hay ninguna piedra que nos pueda ayudar si no conozcamos el destino del camino. Y el destino es un viaje hacia las pasiones. El viaje lo hacemos sólo, ya que es único y nuestro. Cada viajero es el héroe de su propio viaje y sólo él conoce cuáles son las pasiones que les hacen vibrar. El viaje no es loco, es un viaje con sentido común, donde nos preparamos antes, buscamos lo qué necesitamos, metemos los pies en el suelo para poder cumplir nuestros sueños.

“Conocerse a sí mismo es una necesidad conocida, pero por desgracia muchos se les olvidan. Convirtirse en sí mismo no sólo es un imperativo, es el fin de nuestra existencia (…). Si la vida nos puso un problema, este problema, de hecho, hace parte de nuestro convertirse en nosotros mismos” (trad. del texto de Quaglino y Romano: Desayuno con Jung).

imagen5

¿Estamos dispuestos a comprometernos con nosotros mismos?

¡Os deseo un feliz domingo!

¡Hasta la próxima!;)

Psicoescoliosis Blog

“Es un problema de imagen corporal”

Hola!!

En el mundo de la investigación, se suele decir que la gente con escoliosis tiene un problema de imagen corporal; es decir, no le gusta su propio cuerpo. Lo mismo se dice de los pacientes con trastornos de alimentación (anorexia, bulimia). Es cierto que se trata de dos problemas diferentes, ya que un tipo de paciente está sufriendo una rotación de su columna mientras que el otro se ve gordo en el espejo cuando en realidad no lo está.

Creo que hay que tener en cuenta los diferentes niveles del mismo concepto que de un extremo a otro puede convertirse en un problema gordo; por eso hay que saberlos reconocer a la hora del tratamiento.

Hay pacientes con escoliosis que no aprecian nada ante el espejo su escoliosis, o sí la reconocen pero la aceptan, no se gustan pero consideran la escoliosis como algo caracterísitco de su histioria, persona, identidad y no están tan preocupados por su imagen: hay algunos que de cara a la operación,  afirman con convicción que no entrerían nunca en quirofano por motivos estéticos.A pesar de que no le gusten su espalda, no considero que tengan un problema de imagen corporal. Por su historia, su entorno, sus pensamientos, emociones, han podido abrazar su columna, tenerle cariño, cuidarla, amarla.

1a056d289e8f9f5e984b797aace09fa4

En el medio hay pacientes a los que no les gusta su columna, pero no por eso limitan sus actividades y pueden acabar aceptándose tal cual son. Son los que marcan en el cuestionario: “Ni me gusta ni me disgusta”

En el extremo opuesto, en cambio, hay otros pacientes que inician a mirase con mucha frecuencia ante el espejo, no les gusta lo que ven, se vuelven a mirar con más atención y empiezan a sufrir. Aunque los amigos les digan que no es para tanto, que son unos exagerados, siguen sintiendose muy perjudicados por su condición. Por esta razón, pueden limitar sus actividades: no ir a la playa y para no mostrarse en bañador; no ponerse ropa ajustada, no ir al gimnasio, no sentarse dando la espalda al público, etc. Se pueden plantear un tratamiento de tipo quirurgico si los grados lo permiten, pero a veces no tienen una escoliosis tan severa o a veces ellos mismos no quieren operarse o se han ya operado y no le gusta como “ha quedado” su espalda.

3-_tiles-tips-para-ocultar-los-gorditos-de-la-espalda-32110764962

A veces, hay pacientes que pueden ser grandes buscadores de la perfección corporal y después de la cirugía de la columna, inician a plantearse una cirugía del pecho, de la nariz o de los labios.

Entonces, con ellos hay que respetar mucho sus vivencias porque los sentimientos son muy desagradables y generan mucha ansiedad. Una mirada delante del espejo puede resultar paralizante para ellos, acostumbrados a ver su “deformidad” de reojo, a reconocerla y a odiarla. En este caso, es evidente que hay necesidad de una ayuda profesional de tipo psicológica.

En conclusión, no hay una sola escoliosis sino multeplices, tanto cuanto son los observadores. Evidentemente, quien tendrá que convivir con la escoliosis, es el paciente y su palabra vale más que las de todos. Como profesionales, nuestro objetivo transversal es ayudar a la persona a que se acepte más allá de su columna, por su valor, por ser ella misma.  Necesitamos tener  herramientas de diferentes tipos para ayudar a la persona a lidiar con su problema.

¡Nos vemos la próxima semana!

¡¡Un saludo!!

 

 

 

 

 

Psicoescoliosis Blog

El corsé: una elección compartida. Il corsetto: una scelta da condividere

¡Hola!

El tema de hoy es un tema muy delicado, tratándose de la elección del tratamiento para un hijo con escoliosis.

Como ya sabréis, hay varias escuelas en el tratamiento de la escoliosis idiopática del adolescente. Según la gravedad de la curva, los tratamientos son de tres tipos:

– Tratamiento conservador

Tratamiento quirúrgico

Fisioterapia (sola o en asociación a los anteriores)

En la primera visita el médico os propone un tipo de tratamiento para vuestro hijo/a y tendría que  explicar en los detalles de que se trata y cual serían las posibles consecuencias.

Si os ha recomendado un tratamiento de tipo conservador, hay que considerar sobre todo los costes de no llevar el corsé, el problema de la evolución de la curva, el riesgo de la operación, etc.

Para los padres que tienen que tomar esta decisión es muy importante informarse bien, leer, encontrar a varios profesionales, a otros padres que están en la misma situación y, sobre todo, hablarlo en pareja.  Es imprescindible que la responsabilidad en la pareja sea compartida, que no sea sólo uno, por ejemplo la madre, en elegir el tratamiento, sino sufrirá de mucha soledad, carga y ansiedad.

Además, en la toma de decisión el paciente tiene un papel activo: busca informaciones, habla con otros compañeros, se interesa a la situación. Su participación es responsable y el corsé no está decidido sólo por el médico.

La familia y el médico tendrían que funcionar como un equipo de trabajo desde este momento delicado inicial: nadie se encuentra sólo ante el peligro, ni el adolescente ni los padres.

El equipo de trabajo puede ser compuesto de muchas figuras; a parte de las citadas, hay que considerar también el fisioterapeuta y el psicólogo, entre otras.

Según un estudio reciente (D’Agata, Pérez-Testor, Rigo, 2010) dirigido a pacientes con escoliosis (sin y con corsé), se vió que la fisioterapia en sesiones grupales tiene un impacto muy potente en aumentar la conciencia corporal de los adolescentes y siempre más a nivel internacional se aconseja que se acople al corsé.

Además, según un estudio alemán (Weis y Cherdron, 1994), los pacientes aprenden que pueden influir activamente sobre sus síntomas a través de la fisioterapia y la autoestima mejora junto a una actitud más positiva frente a la deformidad.

También, es muy importante para que el paciente pueda aceptar este tratamiento que ambos padres les ofrezcan su apoyo con cariño y comprensión, les permiten expresar sus emociones y sus pensamiento con referencia, sin olvidarse que ya no es un niño y que está en un proceso de crecimiento.

Y tú, ¿cómo te has sentido delante de esta situación?

¿Qué te ha servido para tomar la  decisión?

Es cierto que llevar el corsé es una experiencia muy personal, que puede desafiar de forma diversa los adolescentes y su familia. Es un momento de crisis, es decir de cambios bruscos y puede llevar dificultades. Sin embargo, siempre, una dificultad tiene dos caras: puede ser una oportunidad o un peligro.

 ¡Hasta la próxima!

 

 

L’argomento di oggi tratta una questione molto delicata quale la scelta del trattamento per un ragazzo con la scoliosi. Come sapete, ci sono diverse scuole per il trattamento della scoliosi idiopatica dell’adolescente.  A seconda della gravità della curva, i trattamenti sono di tre tipi: – Conservativo (corsetto) – Chirurgico – Fisioterapia (da sola o associata ai precedenti)

Alla prima visita il medico vi proporrá un tipo di trattamento e dovrebbe  spiegarvi in dettaglio  di che cosa  si tratta e quali sono le conseguenze possibili. Se  vi é stato raccomandato un trattamento di tipo conservativo, ci sono da considerare principalmente i costi nel non portare il corsetto, il problema dell’evoluzione della curva, il rischio dell’operazione, … Per i genitori che devono prendere questa decisione, è molto importante essere ben informati, leggere, consultare un certo numero di professionisti, incontrare altri genitori che si trovano nella stessa situazione e, soprattutto, parlare con il proprio compagno/marito/moglie.

E’ essenziale che la responsabilità nella coppia sia condivisa, che non sia solo uno, per esempio la mamma, a dovere scegliere il trattamento, poiché potrebbe soffrire per la solitudine, la responsabilitá e l’ansia. Inoltre, quando si prende la decisione il paziente  deve avere un ruolo attivo: ricercare  informazioni, parlare con i compagni, occuparsi della situazione. La sua partecipazione lo rende responsabile e la decisione di portare il corsetto non  puó derivare solo dal medico. La famiglia e il medico  dovrebbero lavorare come una squadra, sin dall’inizio, a cominciare proprio da questo difficile momento :  nessuno dovrebbe trovarsi solo di fronte al pericolo, né l’adolescente né il genitore.

Il team può essere composto da molte figure, oltre a quelle menzionate sopra (famiglia e medico), si considerano importanti anche il fisioterapista e lo psicologo. Secondo uno studio recente (D’Agata, Pérez-Testor, Rigo, 2010) rivolto a pazienti con scoliosi (con e senza corsetto), si è riscontrato che sessioni di gruppo di fisioterapia hanno un forte impatto positivo sulla coscienza del corpo degli adolescenti  e sempre più a livello internazionale, si consiglia di usare il corsetto in associazione alla fisioterapia. Inoltre, secondo  uno studio tedesco (Weis e Cherdron, 1994), con la fisioterapia i pazienti imparano che possono influire attivamente sui loro sintomi mentre la loro autostima migliora se associata ad  un atteggiamento  maggiormente positivo verso la deformità. E ‘anche molto importante che il paziente  accetti questo trattamento e che entrambi i genitori gli offrino un supporto  con amore e comprensione,  lo aiutino  a esprimere le proprie emozioni e il proprio pensiero in proposito, non dimenticando che il loro figlio non è più un bambino e sta attraversando un processo di crescita. E tu, come ti sei sentito prima di questa situazione? Che cosa ti ha aiutato a prendere la decisione?

Indossare il corsetto è un’esperienza molto personale, che può rappresentare una sfida per gli adolescenti e le loro famiglie. E ‘un momento di crisi, carico di bruschi cambiamenti e  difficoltà. Senza dubbio, una difficoltà ha sempre un  duplice valore: può essere un’opportunità o una minaccia. Alla prossima!