Psicoescoliosis Blog

Y ahora también en YouTube

Hola amig@s!!

¿Qué tal estáis?

Hace mucho que no escribo en este blog, sorry!!

Quería informaros que ahora podéis encontrarme en YouTube, he creado un canal que se llama Psicoescoliosis YouTube.

El canal nace con el objetivo de compartir herramientas prácticas para personas con escoliosis, para generar más interacción, generar encuentros, ideas, etc.

Hasta ahora he subido cuatro vídeos, en uno hablo de qué es la Psicoescoliosis, y en los demás propongo actividades para el trabajo personal: Dibujando mi escoliosis, auto-observando sentimientos,  pensamientos y acciones con referencia a mi escoliosis, dando pistas sobre cómo cuidarnos

Espero vuestras devoluciones!! Continuaré también con el blog 😉 pero no seré tan constante como antes.

Un abrazo grande y qué tengáis un feliz día!!

Elisa

 

Psicoescoliosis Blog

Aquella hora “sin”

Un pensamiento es un conjunto de palabras,

pero decir pan no quita el hambre

(Jodorowsky, El maestro y las magas)

¡Hola!

Esta semana quiero hablarte sobre las indicaciones del tratamiento con corsé.

Es posible que los primeros meses con el corsé sean duros a la hora de llevarlo, enseñarlo (si quieres) a tus colegas del instituto, a los profes, a tus amigos…

De hecho, se ha detectado que el proceso de adaptación se prolonga, por término medio, durante unos dos meses. Y  con el tiempo, es cierto que el estrés se reduce, y que también los demás se van acostumbrando a tu corsé.

Por lo que respecta a las horas, las indicaciones varían según el caso. No obstante, sobre todo al principio, el corsé puede llevarse  durante 23 horas, con una de descanso.

En el post “Investigador de ti mismo“, hemos hablado del rol activo que podrías intentar desempeñar a lo largo de todo el tratamiento pero esta semana quiero referirme a  tu hora sin corsé.

¿Qué haces durante esta hora?

Es posible que sea el momento del día que dedicas al deporte, a salir con los amigos, a dar un paseo o, sencillamente, a descansar.

¡Disfruta de esta hora! Prepárala bien, como si fuera una fiesta. Un consejo más: organiza una celebración donde tu espalda sea la protagonista. Mis ideas:

  • ir al parque y estirarse sobre el césped
  • prepararse un baño con aceites perfumados
  • gozar de tu actividad preferida
  • tocar el piano, cantar, dibujar, cocinar…
  • bailar, bailar y bailar
  • recibir un buen masaje
  • echarse crema en la piel, masajeando la espalda con especial mimo

¿Y cuáles son las tuyas?

Prepara un listado y, si quieres, envíamelo.

Y recuerda: un día serán dos horas diarias; luego, tres, cuatro, diez… Y así hasta poder celebrarlo durante todo el día.

¡Hasta la próxima!