Psicoescoliosis Blog

Congreso Lyon- Segunda parte

Buenos días a todos!!

Aquí sigo con las cronacas sobre el Congreso en Lyon. 😉

Los últimos días del Congreso fueron un poco maratonianos…muchas comunicaciones en poco tiempo. Se apreció una gran participación de los fisioterapeutas que presentaron muchímos trabajos. De hecho, por primera vez en la historia de un Congreso Internacional de Rehabilitación, fue elegido como presidente un Fisioterapeuta italiano: Michele Romano.

La presentación que más me impactó fue la de un cirujano frances, ya jubilado:

Jean E. Dubousset MD (aquí su obra)

Él hizo una revisión a nivel general de los resultados de los tratamientos en la escoliosis, tanto con el corsé como con la cirugía. Su concepto fundamental se puede resumir en una palabra: armonía. Habló de como una buena intervención (sea quirurgica o con corsé) restituye armonía a la alineación de la columna, mientras una mala puede provocar dorso plano por ejemplo, reducción o aumento de las curvas lordóticas o cifóticas, etc….”La armonía es la hermana de la economía” (hablando en termino de esfuerzo) dijo..su discurso muy humilde, claro y conectado con las artes…la armonía de un cuerpo correspondería a la armonía en música o en la pintura.

Hubo varias comunicaciones sobre una general visión de Calidad de Vida, y otras más específicas sobre Imagen corporal con el corsé (como la de la Dra. Sánchez-Raya), sobre técnicas de mediciones a través de la fotografía y de otras máquinas  alternativas a las Radiografías para la detección de la escoliosis.

Fueron casi ausentes las comunicaciones específicas de psicología. Presenté una comunicación sobre la ansiedad social en estos adolescentes. La asniedad social se define como un marcado miedo en situaciones sociales, con los compañeros, los amigos; una alteración a nivel del funcionamiento social. Se origina principalmente en la adolescencia y si no tratada puede cronificarse. En este estudio, encontré que los adolescentes con escoliosis  que tenían mucha ansiedad eran de numero parecidos a los que tenía baja ansiedad.

Aquí me podéis ver en acción!

 

IMG_20170506_085802

Como siempre os agradezco la atención en leerme!!

Hasta otra!! Y buena continuación de semana!!

Elisa

 

Psicoescoliosis Blog

“Es un problema de imagen corporal”

Hola!!

En el mundo de la investigación, se suele decir que la gente con escoliosis tiene un problema de imagen corporal; es decir, no le gusta su propio cuerpo. Lo mismo se dice de los pacientes con trastornos de alimentación (anorexia, bulimia). Es cierto que se trata de dos problemas diferentes, ya que un tipo de paciente está sufriendo una rotación de su columna mientras que el otro se ve gordo en el espejo cuando en realidad no lo está.

Creo que hay que tener en cuenta los diferentes niveles del mismo concepto que de un extremo a otro puede convertirse en un problema gordo; por eso hay que saberlos reconocer a la hora del tratamiento.

Hay pacientes con escoliosis que no aprecian nada ante el espejo su escoliosis, o sí la reconocen pero la aceptan, no se gustan pero consideran la escoliosis como algo caracterísitco de su histioria, persona, identidad y no están tan preocupados por su imagen: hay algunos que de cara a la operación,  afirman con convicción que no entrerían nunca en quirofano por motivos estéticos.A pesar de que no le gusten su espalda, no considero que tengan un problema de imagen corporal. Por su historia, su entorno, sus pensamientos, emociones, han podido abrazar su columna, tenerle cariño, cuidarla, amarla.

1a056d289e8f9f5e984b797aace09fa4

En el medio hay pacientes a los que no les gusta su columna, pero no por eso limitan sus actividades y pueden acabar aceptándose tal cual son. Son los que marcan en el cuestionario: “Ni me gusta ni me disgusta”

En el extremo opuesto, en cambio, hay otros pacientes que inician a mirase con mucha frecuencia ante el espejo, no les gusta lo que ven, se vuelven a mirar con más atención y empiezan a sufrir. Aunque los amigos les digan que no es para tanto, que son unos exagerados, siguen sintiendose muy perjudicados por su condición. Por esta razón, pueden limitar sus actividades: no ir a la playa y para no mostrarse en bañador; no ponerse ropa ajustada, no ir al gimnasio, no sentarse dando la espalda al público, etc. Se pueden plantear un tratamiento de tipo quirurgico si los grados lo permiten, pero a veces no tienen una escoliosis tan severa o a veces ellos mismos no quieren operarse o se han ya operado y no le gusta como “ha quedado” su espalda.

3-_tiles-tips-para-ocultar-los-gorditos-de-la-espalda-32110764962

A veces, hay pacientes que pueden ser grandes buscadores de la perfección corporal y después de la cirugía de la columna, inician a plantearse una cirugía del pecho, de la nariz o de los labios.

Entonces, con ellos hay que respetar mucho sus vivencias porque los sentimientos son muy desagradables y generan mucha ansiedad. Una mirada delante del espejo puede resultar paralizante para ellos, acostumbrados a ver su “deformidad” de reojo, a reconocerla y a odiarla. En este caso, es evidente que hay necesidad de una ayuda profesional de tipo psicológica.

En conclusión, no hay una sola escoliosis sino multeplices, tanto cuanto son los observadores. Evidentemente, quien tendrá que convivir con la escoliosis, es el paciente y su palabra vale más que las de todos. Como profesionales, nuestro objetivo transversal es ayudar a la persona a que se acepte más allá de su columna, por su valor, por ser ella misma.  Necesitamos tener  herramientas de diferentes tipos para ayudar a la persona a lidiar con su problema.

¡Nos vemos la próxima semana!

¡¡Un saludo!!

 

 

 

 

 

Psicoescoliosis Blog

A mi hijo se le está torciendo la espalda

Buenas tardes a tod@s,

este post lo dedico a las madres de mis pacientes. Hablo de madres,  ya que son las que más  frecuentemente acuden a consulta, diría yo más por un tema de roles culturales, de la madre que va al colegio y habla con los profesores, la madre que cocina, que controla si el hijo ha hecho los deberes, mientras el padre trabaja,hace la compra, se los lleva a todos de viaje, …roles, estereotipos que no tienen porque seguirse en toda familia, pero son frecuentes. Es cierto, de hecho, que  vienen también muchos padres a consulta y a veces vienen padres y madres a la vez.

Cada día llegan con estos hijos  “torcidos”  y la verdad es que lo pasan muy mal. A veces les veo sufrir más que los mismos pacientes…a veces he escuchado deciros: “si pudiera, lo llevaría yo este corsé…”

twisted_600915

Y me doy cuenta que se sienten bajo el peso de una amenaza no controlable: su hijo era un niño sano hasta hace poco y justo ahora, que está atravesando la adolescencia, se les está torciendo la espalda y nadie sabe hasta cuándo, ni cuánto, ni cómo esto va a acabar. Es difícil aceptarlo.

O aún peor, en el caso en el que ellas mismas tienen escoliosis, consideran que lo han “transmitido”  geneticamente y se sienten culpables.

Y también, parece que a pesar de todos los esfuerzos hechos para que su hijo creciera bien, está pasando eso.

Y se les ve muy preocupadas; por esto en consulta no paran de hablar 😉

Está claro que no existen madres perfectas, sino madres suficientemente buenas. Lo decía el psicólogo D. Winnicott, refiriéndose a mujeres espontáneas, auténticas, que con sus ansiedades, preocupaciones, cansancio, son capaces de transmitir amor y seguridad; unas madres imperfectas, sanas y afectivamente presentes.

Así que no es bueno que se culpen, lo han hecho genial, no es culpa de sus genes si su hijo presenta escoliosis. Ahora sí, cuidado con el tema del control de la escoliosis. En cada visita, les veo apuntar en su carpeta los grados de evolución, compararlos con lo de la visita anterior, etc. Y me doy cuenta que eso es legítimo, haría lo mismo con mi hijo para entender cómo está progresando. Pero, el riesgo de tanto control de la espalda es que se pueda perder de vista al hijo. No es bueno que las preocupaciones ganen y se pierda de vista la situación en general. Que los padres no se olviden que a pesar de la escoliosis, su hijo sea feliz y que se comporta como tal, que haga experiencias que les corresponden a su edad y que les hagan crecer.

Una vez, vino a la consulta una niña que había llevado el corsé durante unos años. Esta niña en su vida sólo estudiaba. Iba al Instituto y no tenía tiempo para otra cosa más. No tenía tiempo libre…sólo estudiar. Corsé y estudio. Eso era su vida. Su escoliosis evolucionó muy rápidamente y al final se operó. A los padres les comenté varias veces que su hija no daba la impresión de mucha felicidad. A pesar que se veía una niña tranquila, su vida era muy austera, no apropiada con sus 16 años. Me miraban como si lo que contaba no tenía nada que ver con la escoliosis.

Me pregunto entonces:

¿Qué es la salud?

¿Qué hay detrás del adjetivo Idiopática?

¿Dónde acaba la mente e inicia el cuerpo?